Búsqueda

Única obra del genio de Gaudí, fuera de España, podría comenzar a construirse en Rancagua

Construccion de Gaudi en Rancagua

21/11/2014

Es impulsado desde 1996 por la Corporación Gaudí de Triana de Chile y la Junta Constructora de la Basílica de la Sagrada Familia en Barcelona. Incluye además un centro cultural y espiritual. El gobierno ya cedió en comodato los terrenos para una iniciativa que requiere siete millones de dólares para materializarse.

La única obra del renombrado arquitecto catalán Antoni Gaudí (1852-1926) en las Américas podría materializarse en Chile mediante la construcción de la capilla "Nuestra Señora de los Ángeles" en la localidad de Rancagua.

El proyecto, que además incluye un centro cultural y espiritual, es impulsado desde 1996 por la Corporación Gaudí de Triana de Chile, que incluye a Alejandro Goic, obispo de Rancagua, y Eduardo Soto, alcalde de la ciudad, en alianza con la Junta Constructora de la Basílica de la Sagrada Familia en Barcelona.

El gobierno, en tanto, ha apoyado el proyecto con varias gestiones. De hecho cedió en comodato los terrenos para una iniciativa que requiere siete millones de dólares para materializarse.

Maqueta del proyecto

Desde el 18 de noviembre, el proyecto además puede verse en una exposición, dedicada al artista, en el Centro de Extensión de la Universidad Católica, hasta el 18 de enero. En las Américas, el otro proyecto de Gaudí que nunca se materializó fue un rascacielos en Nueva York.

ORIGEN FRANCISCANO

El origen del proyecto tiene una historia singular, según cuenta el arquitecto Gonzalo Díaz, presidente de la Corporación. El 15 de agosto de 1922, el Día de la Asunción de la Virgen, fray Angélico Aranda Hurtado, un sacerdote franciscano y artista, le escribió una carta a Gaudí y le pidió "unos planos como sólo él sabe hacer" porque está "empeñado en construir una Porciúncula para Rancagua".

Por increíble que parezca, con esta misma sencillez el arquitecto le respondió afirmativamente cuando constató que lo solicitado calzaba perfectamente con una capilla proyectada para la Sagrada Familia y le contestó en otra carta que "sería una prueba de la confraternidad espiritual entre España y América", según Díaz.

La Sagrada Familia en Barcelona

"En ese momento la construcción no se concretó y pasaron muchos años hasta que a principios de los 90 llega noticia de este proyecto al entonces senador Nicolás Díaz, mi padre, posiblemente por haber impulsado la reconstrucción de la capilla del Hospital de San Fernando un tiempo atrás", explica.

Esto fue posible gracias a las investigaciones del arquitecto Joan Bassegoda, quien siendo director de la Cátedra Gaudí en Barcelona había descubierto la existencia de las cartas unos años antes, añade.

"Se desclasificó el intercambio epistolar que Gaudí y Aranda tuvieron en 1922 y se trajo copia a Chile. En 1996 se constituyó la Corporación, que toma el nombre de la Villa Santa Cruz de Triana con el que Manso de Velasco fundó lo que hoy es Rancagua".

Interior de La Sagrada Famila

La Corporación tiene tres objetivos: construir la Capilla Nuestra Señora de los Ángeles según el proyecto de Gaudí, una Casa de Soledad y Silencio, y promover en Chile la figura y la obra de Gaudí. "En complemento a lo anterior, se está haciendo lo propio con lo que es el legado de Fray Angélico Aranda", según Díaz.

EL PROYECTO ARQUITECTÓNICO

Sin duda se trata de un proyecto ambicioso. Christian Matzner, arquitecto coordinador general del Proyecto Centro Cultural y Espiritual Gaudí en Rancagua, cuenta los detalles: incluye como elemento principal el diseño de Gaudí con la capilla de Nuestra Señora de los Ángeles, "la que tiene su recinto principal en la planta baja con un altar en el centro, un coro a ocho metros de altura y una planta subterránea donde estará la cripta en que se desea que descansen los restos de Fray Aranda, en homenaje a él".

"Todo ello acorde a la geometría gaudiniana basada en los principios de la naturaleza, representando el sentido original de la Asunción de la Virgen, en que simbólicamente ella descansa en su litera o cama, y los ángeles la cobijan y rodean en su asunción al cielo", explica.

Christian Matzner, Arquitecto Coordinador General del Proyecto Centro Cultural y Espiritual Gaudí en Rancagua

El Centro además considera distintos recintos y espacios complementarios, como salas de encuentro para reuniones, actividades artísticas y espirituales, salas de exposiciones, todos subterráneos y de expresión neutra, para no alterar la arquitectura de Gaudí, según Matzner.

"En complemento a ello, en el parque se diseñaron distintas plazas, que vinculan a una laguna artificial existente, y otra plaza al encuentro de las personas, todo cobijado por especies arbustivas y una masa arbórea, que hemos denominado 'Bosque del Silencio', para preparar al visitante en una introspección especial y espiritual antes de acceder a la capilla", relata.

El arquitecto detalla que el proyecto tiene de superficie 1.104 metros cuadrados a edificar en espacios subterráneos y 146 metros cuadrados sobre el terreno, totalizando 1.250 metros cuadrados edificados, los que se emplazan en una superficie de 10.858 metros cuadrados de parque y áreas verdes, todo inserto en el Parque Cataluña, un importante parque urbano al oriente de la ciudad de Rancagua que suma un total de 14 hectáreas.

Los costos actualizados a diciembre de este año son en total unos 4.400 millones de pesos, unos siete millones de dólares, según el profesional.

Matzner destaca que este proyecto requiere involucrar la participación de la ciudadanía en su construcción, no solamente arquitectónica, también social y comunitaria. "Para construir este espacio se necesita a la comunidad viva, antes, durante y después de las obras, lo que le dará alma al Centro Cultural y Espiritual Gaudí en Rancagua", afirma.

LA IMPORTANCIA PARA CHILE

¿Pero qué importancia tiene este proyecto para Chile? Para Díaz, "desde el punto de vista cultural, arquitectónico, incluso turístico tiene un interés único puesto que es la única obra de Antonio Gaudí fuera de España".

"Pero además, forma parte del conjunto arquitectónico de la Sagrada Familia, es parte de ella y ello nos hermana con ese templo, lo que además tiene una tremenda responsabilidad", asegura. "Es por ello que hay un real y continuo intercambio y comunicación entre nuestra corporación y los arquitectos de la Junta Constructora de la obra magna de Gaudí. Como obra de Gaudí, a pesar de ser de pequeñas dimensiones, porque tiene diez por diez de planta y treinta metros de alto, sintetiza toda la originalidad de Antonio Gaudí".

Díaz además destaca que el gran sentido de este proyecto es espiritual. "Es una capilla destinada a la Virgen de los Ángeles con el sentido de La Porciúncula o El Perdón de Asís, que es lo que fray Angélico solicita para Rancagua y que es lo que simboliza la construcción. Este es un tema que hay que ir conociendo y vivirlo progresivamente y que tiene relación con el perdón y la pobreza", señala.

Directorio de la Corporación Gaudí de Triana de Chile

Varios son los motivos de la Corporación para materializar esta idea, según Díaz. "Desde siempre ha habido una motivación que tiene que ver con lo intangible y con lo trascendente, con la posibilidad de tener algo bello, muy bello para la ciudad y para las personas", asevera.

"Con los años, hemos ido profundizando más y nos hemos constituido en comunidad, somos amigos, queremos que más personas conozcan y sepan de este proyecto y del misterio que contiene. Vivir el sentido que contiene. Para Rancagua es una invitación a ser comunidad, hermanarse con la experiencia franciscana y con Asís que es el origen de este gran revolucionario que es Francisco", destaca.

Desde el punto de vista arquitectónico, su valor también es indudable. "La capilla Nuestra Señora de los Ángeles es un diseño original del arquitecto Antonio Gaudí para la Sagrada Familia de Barcelona. Ello en sí tiene un valor universal excepcional, único en el mundo", resalta Matzner.

"Tener ello en nuestro país es un privilegio, especialmente si consideramos que históricamente fue la voluntad de Gaudí que sea así, lo que hoy lo han avalado y apoyado las autoridades que dirigen la Basílica de la Sagrada Familia en Barcelona", declara. "De esta manera se potencian distintos elementos de relevancia internacional, como lo es el Campamento Minero Sewell, incluido en la Lista del Patrimonio Mundial-UNESCO, en complemento a todo el patrimonio local reconocido, material e inmaterial".

Tener una obra de Gaudí, que lleva en su impronta la fidelidad con los principios basados en la naturaleza, pero que acoge y asume la realidad local, "sin duda que nos permitirá enriquecer nuestra arquitectura", añade.

Coincide con Matzner el profesor de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica, José Rosas.

"Para la arquitectura, que un proyecto propuesto por un arquitecto, en este caso, destacado arquitecto catalán, tenga resonancias en u otro país, no es algo menor, puesto que la arquitectura se manifiesta en obras y es a través de ellas que se extraen lecciones", indica.

"Para la arquitectura chilena es también importante, tanto por los desafíos que implica su construcción y encaje en un determinado territorio, como por la particularidad de todo lo que este proyecto implica, que nace de la relación entre Gaudí y un religioso de dicha ciudad", explica, para destacar luego la enorme voluntad de Matzner para llevar a cabo el proyecto.

"Asumió esto como un encargo y proyecto de vida, y esa actitud es relevante como ejemplo para el gremio y la profesión", asevera. "No sólo es poco frecuente construir un proyecto de un arquitecto prestigiado fuera de su país de origen y menos que un arquitecto nacional lidere esa empresa".

COLABORACIÓN DE LOS GOBIERNOS

Afortunadamente, desde muy temprano los distintos gobiernos reconocieron la importancia del proyecto y le brindaron su apoyo. "Siempre hemos tenido el aliento de los distintos gobiernos de Chile desde que iniciamos gestiones en 1995, los aportes ha sido progresivos y también el involucramiento en el proceso", destaca la arquitecto Beatriz Valenzuela, secretaria ejecutiva de la Corporación.

Un gran paso fue la entrega en comodato por 99 años, de parte de la Municipalidad de Rancagua, de unos terrenos del Parque Comunal en Rancagua. Asimismo, el Ministerio de Economía realizó un completo estudio acerca del positivo impacto, desarrollo turístico y económico que implicará la construcción de la capilla, tanto para la ciudad de Rancagua, para la región de O'Higgins, como para el país.

Otro paso muy relevante ha sido que el Ministerio de Obras Públicas dispuso los fondos para el desarrollo del diseño arquitectónico e ingeniería de la Capilla, con toda la planimetría de detalles y especialidades, realizado en 2009-2010. "El proyecto está acogido a la Ley de Donaciones Culturales", resalta Valenzuela.

"También contamos desde hace unas semanas con unas instalaciones en la Gobernación de Cachapoal que nos permitirán muy pronto empezar funcionar como centro espiritual y cultural. Esto gracias a un comodato que nos he cedido por cinco años la Seremi de Bienes Nacionales, Claudia Guajardo. Esto es muy importante porque permitirá dar fuerza a una etapa de participación ciudadana y apropiación de la comunidad. Este proyecto es urbano, ciudadano, es un espacio de belleza para las personas de la ciudad en primer lugar", explicita.

Anuncios