Búsqueda

Japón y su vivencia de la calidad

Otra vista singular realizada en Japón, fue a una empresa de alta ingeniería, ubicada en las afueras de Tokio.

Japón

25/04/2019

Autor:

Nelson Berríos Villagra

Gerente de Gestión de Calidad

HH Ingeniería

Constructor Civil

Experto en Prevención de Riesgos

Master en Administración de Empresas

Auditor Normas ISO-9001, ISO-14.001 e ISO-45.001

Mail: nberriosv@gmail.com

www.girodeconciencia.blogspot.cl


Es una empresa de aproximadamente 150 trabajadores, que diseña y fabrica hélices de diferentes dimensiones y usos.

En esta empresa viví otra experiencia singular y divertida.

Ya en la planta de producción, me mostraron una serie de maquinarias, explicándome su funcionamiento y su nivel de planificación para minimizar al extremo su porcentaje de productos no conformes. Mientras observaba el funcionamiento de la maquinaria, me fijé que una parte de ella estaba afianzada a un delgado cable de acero y que éste tenía 3 grapas Crosby de fijación. Era un detalle insignificante que poco o nada tenía que ver con el funcionamiento de la maquinaria, pero sinceramente era lo único conocido por mí que soy del área de la construcción y no de la industria mecánica.

AMe acerqué y me percaté que de acuerdo a lo que yo había realizado en Chile, a través de catálogos de cables de acero, las grapas Crosby debían colocarse todas en la misma posición, hacia el mismo lado y además estar igualmente espaciadas, de acuerdo al diámetro del cable de acero (esta instalación de la maquinaria no seguía estas recomendaciones técnicas). Repito, era un detalle de lo más insignificante que pueda existir, ya que era externo a la maquinaria.

El operador me preguntó qué era lo que me había llamado la atención y acompañado del traductor, le expliqué el tema, señalándole que no era relevante. Bastó eso para que llamara a su Supervisor, éste a los otros operadores de las otras máquinas y luego al Jefe de Producción para que escucharan mi observación. La verdad es que la situación iba resultando cada vez más complicada para mí, ya que estaba rodeado de muchos trabajadores y jefaturas que querían escuchar mi "gran explicación técnica". Ellos comentaban en japonés cada cosa que yo decía y yo me sentía cada vez más complicado.

Traté de bajarle el perfil a la situación, pues ya me estaba sintiendo avergonzado de tanto revuelo por algo tan nimio y los insté a que siguiéramos visitando la fábrica.

Continuamos la visita, en la cual me señalaron una serie de avances tecnológicos y aplicación de herramientas de planificación de la producción. Una vez terminada, me despedí amablemente y subí al bus que me trasladaría al hotel. Me acomodé en mi asiento para un largo viaje de vuelta.

De repente, veo subir a un grupo de japoneses vestidos con traje verde que conversaban con el chofer en japonés y en grupo fueron donde yo estaba sentado. No sabía de qué se trataba y uno de ellos, después de una serie de reverencias, se presentó como Gerente General. Ahí me di cuenta que era todo el equipo directivo de producción. Me dio las gracias por la observación técnica de la maquinaria realizada en la visita a la planta de producción y me señaló que le habían informado de mi "explicación técnica".

Venía acompañado del Jefe de Planta y de un grupo de Supervisores con los cuales había conversado el tema. Yo estaba totalmente confundido, ya que no podía creer lo que estaba viviendo y le señalé que era un detalle insignificante y era yo quien estaba agradecido de sus conocimientos y su generosidad. Después de una serie de reverencias de todo el equipo, me entregó su tarjeta personal con un gesto de extrema humildad. Ya a esa altura no sabía qué hacer y sentía que no era merecedor de tanto halago por un detalle, pero él insistía. No me quedó más que agradecerles también, una y otra vez su amabilidad y cortesía.

Se bajaron ordenadamente del bus y desde abajo, otra serie de reverencias. Yo continué mi viaje de vuelta, pero sentía que estas personas, con tanto conocimiento y tecnología innovadora, le dan un valor inigualable al mejoramiento continuo, aunque sea un detalle. Un pueblo único, con valores desconocidos para mí, con una dedicación obsesiva al trabajo, amables, respetuosos y con un nivel de perfeccionismo que no deja de asombrarme día a día.

ARTICULO TECNICO - Japón y su vivencia de la calidad
ARTICULO TECNICO - Japón y su vivencia de la calidad
Anuncios